8
Boletín de Coyuntura, N º 18; septiembre 2018; ISSN 2528-7931; UTA - Ecuador; Pág. 8-13
El emprendimiento desde la perspectiva de las incubadoras de empresas:
Un análisis comparado por países
Fecha de recepción: 18 de Agosto 2018 Fecha de aceptación: 19 de Septiembre 2018
Edwin Moposita-Yanchatuña
1
; Pilar Rivera-Badillo
2
; Diana Morales-Urrutia
3
1
Estudiante en Organización de Empresas. Universidad Técnica de Ambato. Ambato-Ecuador, E-Mail: emoposita4861@uta.edu.ec
2
Doctora PhD en Ciencias de la Empresa. Docente. Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Técnica de Ambato. Ambato-Ecuador. E-Mail: pl.rivera@uta.edu.ec
3
Doctora PhD en Desarrollo Económico e Innovación. Docente. Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Técnica de Ambato. Ambato-Ecuador. E-Mail: dc.moralesu@uta.edu.ec
4
Empresa de nueva creación, que puede ser escalable más rápida, haciendo uso de tecnologías digitales.
5
Término anglosajón para referirse a una empresa u organización nacida como extensión de otra mediante la separación de una división subsidiaria.
Resumen
El apoyo al emprendimiento a través de las incubadoras potencia el
desarrollo económico de los países. El objetivo de esta investigación
es realizar un análisis comparado de la evolución de las incubadoras
en siete países (Reino Unido, Alemania, España, México, Brasil, Chile
y Ecuador). Para el estudio empírico, se utilizan datos secundarios o-
ciales de Europa y Latinoamérica, en el periodo 2013-2017. Utilizando la
técnica ANOVA se evidencia las diferencias signicativas en la creación
de las incubadoras y aplicando ANOVA factorial se obtienen tres gru-
pos de países que comparten similitudes en el comportamiento al mo-
mento de crear las incubadoras.
Palabras clave: Incubadoras, emprendimiento, países
Abstract
Support for entrepreneurship through incubators enhances the eco-
nomic development of countries. The objective of this research is to
perform a comparative analysis of the evolution of incubators in seven
countries (United Kingdom, Germany, Spain, Mexico, Brazil, Chile and
Ecuador). For the empirical study, ocial secondary data from Europe
and Latin America are used in the 2013-2017 period. Using the ANOVA
technique reveals the signicant dierences in the creation of the incu-
bators. Applying factorial ANOVA three groups of countries are obtained
that share similarities in the behavior when creating the incubators.
Keywords: Incubators, entrepreneurship, countries
Introducción
En el presente trabajo se detalla la importancia del emprendimiento
para el desarrollo de cada país, es así como, las incubadoras empre-
sariales en el transcurso de los años han tenido un crecimiento impor-
tante en la creación de estos centros, desde sus servicios ofertados y
espacios físicos, fomentando su réplica en varios países del mundo.
Por lo tanto, el objetivo general de este trabajo es analizar desde un
punto de vista comparado, la creación de incubadoras en países de
Latinoamérica y Europa. Además, revisar la literatura para construir
el marco teórico relacionado con el tema propuesto, del surgimien-
to del emprendimiento desde la perspectiva de las incubadoras
empresariales. Para alcanzar este objetivo, desde el punto de vis-
ta metodológico se realiza una combinación de un análisis teórico y
aplicado, que parte de una revisión sistematizada de la literatura, así
como del uso de técnicas de análisis descriptivo y estadístico. Para ello
se hace uso de información estadística procedente de las siguientes
bases de datos: Anprotec, Sebrae, Senescyt, Ministerio de Industria y
Productividad (MIPRO), Institución de Corfo en Chile y artículos cientí-
cos entre los más destacados Blanco, Ferreiro, Perdomo, Risso,
Vaquero entre otros. Desde el punto de vista espacial el análisis se
centra en siete países: Reino Unido, Alemania, España, México, Brasil,
Chile y Ecuador, que fueron seleccionados en base a las disponibili-
dades estadísticas y porque representan diferentes realidades sociales
y económicas, en un período que comprende 2013-2017.
Desde el punto de vista analítico, el presente trabajo se compone de 3
partes, además de la introducción y de las conclusiones. En una primera
parte, se realiza una revisión sistematizada de la literatura referencial
con el n de comprender mejor de cómo han surgido las incubadoras
empresariales y su evolución en el transcurso del tiempo. Además, se
puede comprender la diferencia existente entre incubadora y vivero.
Dentro de esta misma sección se incluye el análisis de la importancia
que tienen las incubadoras en la aportación a la economía de un país.
En la segunda parte se describe la metodología aplicada para el desarrollo
de esta investigación, así como los datos de las bases empleadas y las
limitaciones presentadas tanto en cuestiones estadísticas como en el
procesamiento de la información. Se incluye además una descripción
detallada de las variables objeto de análisis.
Finalmente, en la tercera parte se aborda un estudio empírico aplicado
a siete países Reino Unido, Alemania, España, México, Brasil, Chile y
Ecuador analizados a través del estadístico Anova, que permitirá ob-
servar si existe diferencia u homogeneidad en la creación de incubado-
ras empresariales en los diferentes países.
1. Notas históricas
El emprendimiento es parte fundamental en el desarrollo económico
de cada país y ha sido impulsado con mayor fuerza por organismos
internacionales, creando de esta manera políticas de crecimiento, a
través de nuevos emprendimientos, por consiguiente, nuevas empre-
sas (Messina y Hochsztain, 2015; Perdomo, Arias y Lozada, 2016). La
Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó en la resolución
67/2012, el emprendimiento para el desarrollo, para contribuir con la
generación de empleo y desarrollo sustentable (Messina y Hochsztain,
2015): es decir, donde hay un espíritu emprendedor hay una gran proba-
bilidad que existan ideas empresariales que puedan contribuir al creci-
miento y desarrollo considerable de la economía (Ferreiro, Del Campo y
Camino 2015). Además, ayuda al autoempleo, generación de riqueza,
y bienestar social (Valdés, 2015).
Las incubadoras empresariales tienen como objetivo la creación de
nuevos negocios, siendo una herramienta canalizadora de procesos de
emprendimiento, permitiendo la transferencia tecnológica, a través de
espacios físicos que permitan la creación de nuevas empresas Start-up
4
y Spin-o
5
. La evolución del emprendimiento ha inuenciado de igual
manera en la aparición de las incubadoras que han diversicado sus
servicios hacia la innovación tecnológica (Valdés, 2015).
Las incubadoras o viveros empresariales dinamizan el desarrollo
económico, nacional y regional de los países y su impacto es considerable
en el crecimiento de los micros y pequeños empresarios en todo el
mundo. Es en estas incubadoras empresariales donde se detectan y
potencializan las ideas innovadoras a través de asesoramiento espe-
cializado en la creación del negocio (Guerra, Hernández y Triviño, 2015).
Por tanto, se consideran aliadas de los emprendedores (Vargas, 2014).
Las incubadoras surgen en la década de los 50 en Silicon Valley-Cali-
fornia en la Universidad de Stanford, donde se creó un parque industrial
y que posteriormente se transforma en un parque tecnológico, con el
n de transferir de las universidades hacia las empresas, el conoci-
miento desarrollado en esta área (Lahorgue, 2010; Fernández y Blanco,
2011; Alba, 2015; Risso, Díaz y Ramassotti, 2015; Valdés, 2015; Ferrei-
ro, Mendoza y Hernández, 2018).
En la década de los 60 y 70 en Estados Unidos los modelos de in-
cubadoras o viveros se expandieron debido al declive industrial que
ocurrió en esa época, así como por las políticas gubernamentales de-
cientes que incrementaron el desempleo. Estos factores impulsaron
a los gobiernos federales a considerar a las incubadoras como una
herramienta política industrial de sostenimiento económico y por ende
9
El emprendimiento desde la perspectiva de las incubadoras de empresas: Un análisis comparado por países
E. Moposita et al. / Boletín de Coyuntura, N º 18; septiembre 2018; ISSN 2528-7931; UTA - Ecuador; Pág. 8-13
6
Administración para el Desarrollo Económico, traducción de Economic Development Administration (EDA)
7
Instituto Nacional de Estadística y Geografía de Brasil (INEGI)
de desarrollo (Blanco, Garcia, Fernández, Oliva, Bassa y Vaisman,
2018). No obstante, en la década de los años 70 colapsa la industria
tradicional, apareciendo nuevas estrategias para la regeneración de los
sectores en crisis y paralelamente la necesidad de proporcionar servi-
cios de asesoramiento empresarial, mayoritariamente sin nes de lucro
(Fernández y Blanco, 2011; Alba, 2015).
Viadiu y Martínez (2006) maniestan que desde entonces los viveros y
las incubadoras han ido evolucionando con el tiempo. A nales de 1970
e inicios de 1980, las incubadoras empresariales ofrecían espacios físi-
cos, donde podían realizar sus actividades administrativas en benecio
de los nuevos emprendedores, tales como: asesoramiento en el start-up,
actividades nancieras, alianzas con otras empresas, entre otras, a
través de las cuales se incrementaba el empleo con una repercusión
favorable para el crecimiento económico de la región y el país. Esto
trascendió en los Estados Unidos y estimuló su réplica a las diferentes
localidades, como la creación de programas formales de incubadoras
por parte de la Administración para el desarrollo económico
6
. Su acogi-
da fue exitosa en el periodo 1995-2000 llegando a crearse un promedio
de una incubadora por semana y en el quinquenio alrededor de 2.000
(Lahorgue, 2010; Risso et al., 2015).
La creación de nuevas empresas Pymes impulsó el desarrollo nacional
de varios países y sus gobiernos adoptaron estas iniciativas con el
propósito de disminuir la probabilidad de fracaso e incrementar la tasa
de creación de nuevas empresas (Alba, 2015).
Evolución en Europa
Actualmente, es común encontrar programas de incubación en las
principales economías del mundo como es el caso de Europa. En los
años 70, aparecen en Inglaterra, los primeros centros de iniciativas
empresariales, promoviendo el desarrollo económico de las pequeñas
empresas y negocios de los emprendedores. British Steel Corporation,
fue uno de los promotores de esta idea, con el objetivo de contribuir a
la competitividad y crecimiento en la innovación (Fernández y Blanco,
2011; Ferreiro y Camino, 2016; Ferreiro et al., 2018).
Ferreiro et al., (2018) mencionan que en la década de los 80, la
comisión europea, en conjunto con las universidades que usaban los
viveros para el desarrollo de Spin-o, potenciaron la creación de cen-
tros de empresas e innovación que permitían comercializar los produc-
tos y servicios generados por sus centros de investigación (p. 5). En
este mismo periodo se crea la National Business Incubator Asociation
(NBIA), como organismo de fortalecimiento empresarial. Desde 1990
hasta la actualidad, se han desarrollado programas comunitarios, cuya
nalidad es eliminar los obstáculos al desarrollo empresarial, la creación
y el sostenimiento de las empresas, así como apoyar la capacidad de
emprender y generar nuevos empleos, a través de viveros públicos y
privados (Vaquero y Ferreiro, 2015).
España
Los primeros viveros aparecieron en los años 80, para promover el
desarrollo local y regional tras la política, económica y administrativa,
donde el objetivo de las Agencias de Desarrollo Regional (ADR) y las
Corporaciones Locales (CC.LL.), era promover el desarrollo económico
y generación de empleo en el país (Vaquero y Ferreiro, 2015). Un dato
importante en España respecto a la actividad empresarial que realiza
entre el año 2004 a 2010, es que el 20% de las nuevas empresas
creadas desaparecieron en sus primeros años, el 15% desaparecen
en su segundo año, mientras en su tercer año el 10% de los negocios
no sobrevivieron. El restante, 55% de empresas perduraron durante los
tres primeros años, teniendo en cuenta que en los últimos años se han
reducido los índices de desaparición de las empresas, debido al apoyo
de entidades públicas, mismas que ofertaban variedad de servicios a
través de viveros, escuelas de negocios, entre otras, en benecio de los
nuevos negocios. El crecimiento de los viveros empresariales genera un
efecto positivo en los nuevos negocios de España, permitiendo a las
pequeñas empresas sobrevivir en un 90% reduciendo así su mortalidad
prematura (Blanco et al., 2018).
En España existió un crecimiento empresarial considerable generado
por apoyo de los centros de desarrollo y en los últimos años especial-
mente se evidencia la creación de empresas tipo Pymes. Andalucía es
la región que más viveros registró, un total de 234 en el año 2013. Su
metodología de crecimiento fue la sistematización en experiencias, que
con el pasar del tiempo se creó una red empresarial con los municipios
locales ya que no tenían un desarrollo signicativo (Valenciano y Uribe, 2016).
Según, Ferreiro y Camino (2016) los viveros empresariales de Galicia
en el año 2013 crearon en total 1.044 empresas, siendo los más repre-
sentativos en estos datos el Centro de Iniciativas Empresariales Tecnó-
pole (Ourense); UNINOVA-USC (Santiago de Compostela) y A Granxa
(Vigo), registrando al nal de ese mismo año 3.394 puestos de trabajo
producto de estos centros en apoyo a nuevos negocios.
Latinoamérica
La idea de las incubadoras de Europa trasciende hasta América Latina
como un apoyo a la falta de conocimiento para emprender y los pocos
recursos que el emprendedor posee para poner en marcha su proyecto
de negocio, es entonces cuando las universidades potenciaron las ideas
de los estudiantes emprendedores, aprovechando de su infraestructura,
talento humano, recursos técnicos y tecnológicos (Guerra et al., 2015).
México
La creación de incubadoras y viveros tienen los componentes de in-
novación y emprendimiento que se buscan integrar con entidades
públicas y privadas. En el año 1990 en México a través del Consejo
Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) una de las instituciones
promotoras para la creación de nuevas incubadoras que cuenta con el
apoyo del Programa Nacional de Incubadoras de Empresas de Base
Tecnológica (PIEBT) y juntas tenían como n acompañar a la creación
de nuevas empresas y su enfoque estaba en el desarrollo de tec-
nología. Posteriormente en el año 2003, la secretaría de economía cr
el Fondo Pymes que fue gestionado por las incubadoras. En 2009 se
registraron 500 incubadoras existentes de las cuales 217 se enfocan
en empresas tradicionales, 262 corresponden a tecnología intermedia
y 21 de alta tecnología, contribuyendo en la creación de 24.394 fuentes
de empleo (Vargas, 2014).
Para el año 2013 surge el Instituto Nacional del Emprendedor (INA-
DEM), entidad que impulsó a incubadoras y emprendedores con una
política de apoyo a la innovación y el desarrollo económico, teniendo
como resultado un incremento considerable en la creación de Pymes.
Según el INEGI
7
(2012), en 2012 se crearon 1’135.089 empresas nue-
vas a nivel nacional, de las cuales los sectores más relevantes tienen la
siguiente participación: 20,4% pertenecen a la industria manufacturera,
el 28,4% al sector comercial y el 30,7% al sector de servicios privados
no nancieros, nalmente el 20,5% en otras actividades. Datos que
permitieron centrar a las incubadoras como aliadas estratégicas para
los emprendimientos (Vargas, 2014).
El gobierno fortaleció a las incubadoras empresariales como eje prin-
cipal de apoyo a las Pymes, con la nalidad de reducir la mortalidad
empresarial que de acuerdo con los registros ociales entre el 80%
y 93% de las empresas sin asesoría morían en los próximos 5 años
de su creación (Guerra et al., 2015). Con esta iniciativa apoyan a las
empresas en su etapa de crecimiento y los índices de mortalidad se
reducen al 20%, además según la secretaría de economía el 80% de
estas son exitosas (Vargas, 2014). Para autores como Valdés (2015)
las incubadoras tradicionales se han incrementado considerablemente
hasta el 2013 en un 292% a diferencia de las incubadoras tecnológicas
intermedias que han crecido en 142,85%. Además, México registra un
incremento en la economía interna del país a través del emprendimien-
to asociativo con jóvenes y mujeres.
Brasil
Este país es un referente de Latinoamérica. En 1984 trascendió me-
diante una transferencia de tecnología de las universidades al sector
productivo, creando en el año de 1987 la Asociación Nacional de En-